Para El Pueblo: Racismo Ambiental en Oxnard, CA

(link to English version)

oxnardoil

Luchando por la justicia ambiental quiere decir que la gente marginada, incluyendo las comunidades latinas, son las más vulnerable a los efectos del cambio climático, y que nosotros también merecemos agua limpia y aire respirable. Como un joven creciendo en Oxnard, una de las ciudades más contaminadas en California y el proveedor de energía sucia basada en los combustibles fósiles a gente de tres condados, yo se que somos un pueblo digno y mucho más que una “zona de sacrificio,” nuestros cuerpos son sagradas.

Cuando mi Mamá me dejó en la universidad este año pasado y empezó a disculparse por no poder hacer más por mí – completar su educación o ganar más dinero – hubiera llorado como un bebé si no estuviera tan enojado con el conocimiento de que no era nosotros solos que estábamos padeciendo estas desventajas. Millones de familias latinas han tenido su tierra, riqueza, y sustento robado de ellos sobre muchas generaciones; y detrás de todas las dulces historias que este país nos había inculcado acerca de la igualdad y el sueño americano, se esconden tristes y duras verdades de extrema explotación y una codicia inigualable que consumiría la misma tierra en la que se encontraba si se le diera la oportunidad.

Aunque las escuelas americanas no nos enseñan, la historia de nuestro pueblo es mayor que el maíz y nuestro espíritu es más fuerte que un árbol de aguacate, pero esta sociedad nos han quitado casi todo de nosotros y han hecho que gente como mi madre creer que la pobreza de nuestra familia es su culpa en vez de un diseño deliberado de un sistema despiadado donde los súper ricos poseen todo, desde la medicina hasta los medios de comunicación.

Cuanto más lejos estoy de Oxnard, más claramente puedo ver las varias maneras en que nuestra comunidad está en la línea de frente del movimiento por la justicia climática, así como la lucha global entre los ricos y los pobres – una batalla fatal por los derechos humanos y la liberación.

Las personas latinas están en una rueda de andar en este país. No importa lo rápido que corremos, lo duro que trabajamos, nunca lograremos la dignidad que merecemos bajo este sistema represivo que fue construido sobre el trabajo robado y la masacre, no sólo de indígenas y negros, sino de gente no blanca y de gente pobre en todo el mundo.

A veces la violencia que nuestra comunidad sufre a manos del sistema autoritario es lenta, como en el caso de los productos químicos tóxicos en nuestros campos (y cerca de nuestras escuelas) que causan defectos de nacimiento, cáncer y algunas de los niveles más altos de asma en el estado. Otras veces la violencia es rápida, como lo demuestran los millones de dólares de nuestra ciudad pagados a las familias de víctimas injustamente asesinadas en las calles por el Departamento de Policía de Oxnard, un microcosmos del terror estatal que ha causado la vida a tantos de nuestros hermanos y hermanas en todos los lados de estas fronteras hechas por el hombre.

Fue un error el haber registrado a mi Abuelo para votar este verano pasado. Ahora entiendo que cuando se trata de votar, las herramientas del maestro nunca desmantelaron la casa del amo. Si alguna vez la democracia ha existido en este país, la capacidad de la gente obrera para influir en la política, ahora ha sido arrasada y reemplazada por el estado corporativo y complejo industrial militar que se vuelve más poderoso por el día.

Es por eso que Oxnard ha sido plagada por corporaciones de combustible fósil de miles de millones de dólares que operan varias refinerías de petróleo, sitios de perforación y tres centrales eléctricas a gas en nuestras playas, más que cualquier ciudad costera de California. Los peligros para la salud ambiental que experimentan las Comunidades de Color y presentados por la economía extractiva representan el fracaso de las agencias estatales y los funcionarios electos para proteger al pueblo contra una industria que valora los beneficios mucho más altos que incluso el aire y el agua.

Durante estos tres años pasados, cientos de ciudadanos han testificado en oposición de una nueva planta de energía basada(?) en el gas natural, a pesar de esto agencias del estado como el California Public Utilities Commission siguen insistiendo que necesitan todavía más juntas públicas para llegar a una decisión. Esta próxima junta va suceder en el centro de artes escénicas 800 Hobson Way durante los días 26-28 en el mes de Julio.

Si esta planta de energía es aprobada, sin duda va operar por 50 años al mínimo – en esta manera, el futuro de la producción de energía en Oxnard va informar si el estado va continuar contando en fósiles, o si somos demasiados atrevidos para marcar un camino nuevo y alimentado por la energía renovable como la del viento y solar.

Nuestro presidente corriente no es el primer racista, misógino, hombre de negocios a ser presidente de los Estados Unidos tampoco su elección debe escandalizar nosotros que han sido digeridos como criminales y “bad hombres.” Al contrario Trump es poquito mas que un síntoma familiar, y sus políticas hostiles hacia emigrantes sin papeles, musulmanes, Gente de Color, y la naturaleza representan el descenso al el fascismo – la cara verdadera de lo que se está convirtiendo este país.

Nadie está seguro en el América de Trump; ninguno la ciudadanía ni el estatus social va proteger ni siquiera los más repuestos con la ley entre nosotros de la persecución del Estado. El crisis opuesta del clima y nuestras comunidades se han convertido en fuerzas tan gran que simplemente esperar hasta mañana para actuar será demostrado de ser demasiado tarde; podemos confirmar con la sistema hasta que nos destruye, o podemos resistir eso que nos busca obliterar.

El espíritu de resistencia en nuestro pueblo, igual como este momento histórico, demanda que tomemos nuestro destino en nuestras propias manos para alcanzar a través de identidades para construir un movimiento social masivo que tomará el poder para asegurar una liberación colectiva para familias alrededor del mundo. Somos más fuertes de lo que nos obligan a creer.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s